Crítica de También la lluvia (2011)

Dueños de la lluvia

Fotografía de Inaki
  • Por Inaki

  • Realizada el 28.12.2010

8 La belleza de la lluvia contemplada desde el otro lado del ventanal, las formas simuladas por el vaho en la cristalera. La dulce entrega en brazos de la melancolía y la derrota de un apasionado observador sereno, ajeno a la competencia cotidiana.

Los triunfadores, desconocedores de escrúpulo alguno, supervivientes que no lo tuvieron fácil para salir adelante. Personajes representados por el gran Luis Tosar, ejecutivos que conducen con agresividad, impulsivos, carnales, como en aquella excelente «La flaqueza del bolchevique». Productores de cine ajenos al argumento, casados con el resultado económico, casados con nadie.

Conquistadore s que llegaron a tierra extraña. Que partían de la pobreza o la delincuencia. Acostumbrados a condiciones duras. Recios. Llegados para enriquecerse y servir a un imperio en construcción y demolición simultáneas. Un excelente Karra Elejalde convertido en Colón.

Indígenas que observaban la lluvia, necesitados de su llegada para vivir. Incas, aztecas, guaraníes, qué más les daba.

Gobiernos que persiguen el crecimiento del país e ignoran el de sus ciudadanos. Que aducen mejoras de gestión para apropiarse un bien de todos. La privatización del agua de la lluvia.

El arte. El deseo de transmitir sensaciones, de comunicarlas de forma indirecta a través de representaciones, de argumentos que responden a la ficción. La iluminación de personas sensibles y formadas. Gael García Guzmán ajeno al mundo que le rodea, empecinado en su propia realidad. Idealista al que amar y del que temer.

Españoles a sangre y fuego entrando en poblados precolombinos. Fuerzas de seguridad del Estado imponiendo el orden en la Bolivia revoltosa pre – Evo Morales. Agitadores con sed en un país húmedo.

Los primeros concienciados sociales después de Espartaco. Venidos para evangelizar y escandalizados ante los desmanes cometidos. Discursos históricos en pro de la igualdad y el respeto a las personas. El deber de obediencia y silencio. Carlos Santos como Fray Bartolomé de las Casas. Raúl Arévalo como Antonio de Montesinos, la teología de la liberación cinco siglos por delante.

Cinco siglos de historias paralelas y sus representaciones. Cine dentro del cine. Itziar Bollaín dirigiendo un presupuesto menos encorsetado de lo habitual. Paul Laverty con un riquísimo y complejo guión, rodando por primera vez en castellano.

Una reflexión sobre la involución de las condiciones de vida de los necesitados. Un film absolutamente militante. Un exhorto a favor de la libertad del agua de la lluvia, para que no pueda ser “también” enajenada.

Un análisis sobre la mala conciencia que produce trabajar en países en vías de desarrollo, sobre la llamada al compromiso que supone tener los ojos abiertos, sobre el descanso que proporciona regresar al calor del propio hogar, el de las calefacciones individuales. A la morada desde la que, ahora sí, contemplar la lluvia al otro lado del cristal.

Karma: 5 | 2 comentarios | Comentar | Ver todas las opiniones | Reportar contenido inapropiado

Comentarios sobre esta opinion (2)

Quiero recibir un aviso cada vez que alguien publique un comentario

Fotografía de Patricio

Quizás en vez de tanto militante con visa oro en favor de los mas desfavorecidos. Deberían de limitarse a realizar cine de una puñetera vez. Que aquí todo se basa en comedias de descerebrados o en gente que sufren como condenados.

Para contar miserias o sufrimientos cotidianos de la clase obrera, deberían de aprender de gente como Ken Loach, la prueba viviente de que se puede lanzar un mensaje sin aburrir a las ovejas y con calidad por arrobas

Lo de hacer cine con calidad, parece que es una guerra que no va con ellos. Y de la película, simplemente soporífera, si con mensaje, pero tan falso que a estas alturas...cansa

Vota por este comentario +1 / -0 +1 -1

Karma: 25
Fotografía de Inaki
  • Inaki
  • 01/01/2011, 19:18

Hola Patricio. Pero el guionista habitual de Ken Loach lo es de esta película y me parece que tiene la misma visa (no sé si de oro o si paga en suelto) que Ken Loach. ¿O me equivoco?

Vota por este comentario +1 -1

Karma: 5